Añade cereales a tu alimentación semanal

Pronto será el día mundial de la nutrición. En concreto, el próximo 28 de mayo. Esto nos ha inspirado para pensar en cuánta desinformación existe acerca de los cereales.

Los cereales son una de las mejores fuentes de energía que existen. Se transforman en glucosa durante la digestión y eso hace que funcionen como «combustible» para el organismo.

Cereales¿Por qué tendemos a pensar entonces que el consumo de cereales es perjudicial para nuestra salud? Pues, básicamente porque se nos viene a la cabeza el pan blanco, cuyo consumo en exceso, no es precisamente beneficioso. El pan se ha convertido en un engrudo calórico que carece de propiedades al ser un cereal no activo.

Pero, recordemos que el pan blanco está hecho de harinas refinadas y, al estar estas compuestas casi en su totalidad de almidón, es como si nos diera por inyectarnos azúcar en vena.

Aclarada esa comparación errónea, nos enorgullece anunciar que en Beobeo estamos diseñando nuevos platos en los que van a predominar… ¿Sabes qué? Sí, eso es, los cereales.

Pero, ¡vayamos al grano! (nunca mejor dicho) ¿Por qué hemos decidido introducir más cereales en nuestra cocina? Sin duda, por sus infinitos beneficios. Vamos a desvelar los principales, pero antes, deja que te comentemos algo importante.

¿Cereales enteros o cereales refinados?

Ya adelantamos más arriba que el pan blanco está hecho con harinas refinadas. Por lo tanto, esto ya nos da una pista de que los cereales refinados son los que hay que evitar a toda costa. Y, para entender qué es un cereal refinado, primero te diremos cuáles son las partes de un cereal entero:

  • Te sonará por el salvado de avena, ese que muchos añaden al café de la mañana. Es la capa externa del grano y contiene fibra, minerales y antioxidantes.
  • Es el núcleo del cereal. También, te sonará este término, y aunque en otro contexto no nos dé buena espina, aquí es rico en nutrientes que contienen carbohidratos, grasas, proteínas, minerales, vitaminas, antioxidantes y fitonutrintes.
  • Es el grano en sí, la parte que más predomina. Esta parte contiene carbohidratos y proteínas. El problema es que estos carbohidratos vienen en forma de almidón.

¿Qué es un cereal refinado? Un cereal al que se le ha eliminado el salvado y el germen. Por lo tanto, tiene pequeñas cantidades de proteínas, es alto en calorías y alto en carbohidratos. Una maravilla, ¡vaya!

Ni que decir tiene que, siendo en Beobeo unos defensores de la cocina saludable, nuestra apuesta es por los cereales enteros. Nunca usaremos cereales refinados.

pan blanco cereales¿Cuáles son las propiedades de los cereales enteros o integrales?

Antes de meternos en materia de examen queremos aclarar que, cuando hablemos de cereales integrales, lo estamos haciendo del grano de cereal entero. Sí, sí, muchos piensan que el cereal integral es otra variedad, pero lo cierto es que se llama integral porque tiene todas sus partes.

Ahora bien, ¿cómo son estos cereales integrales? Pues son ricos en nutrientes como magnesio, hierro, vitaminas B, fibra… Un momento, un momento, ¿todos los cereales tienen las mismas propiedades? ¡No! Cada grano tiene más de una cosa y menos de otra, pero lo que está claro es que siempre suman para una vida saludable.

Por aquí te dejamos las propiedades de los cereales más consumidos:

  • Espelta. Es un buen preventivo de los problemas cardiovasculares y el colesterol. Mejora la función del intestino delgado. Fortalece el sistema inmunitario. Ayuda en la regulación de la coagulación sanguínea. Ejerce efectos depurativos en la sangre.
  • Bulgur. Muy rico en fibra. Ralentiza la absorción de azúcar. Favorece la pérdida de peso. Aporta antioxidantes. Fuente de vitaminas y minerales.
  • Arroz. Es rico en vitaminas del grupo B, proteínas y minerales. El arroz no tiene tantos nutrientes como por ejemplo el trigo integral o la avena.
  • Centeno. Contiene una gran cantidad de vitamina E, por eso tiene propiedades antioxidantes.
  • Trigo. Contiene sales minerales, ácidos grasos, aminoácidos esenciales y vitaminas del grupo B, C y E.
  • Avena. Se parece al trigo en cuanto a proteínas, pero tiene más grasas saludables y calcio. También es rica en yodo, cobre y silicio.
  • Maíz. Aporta vitaminas A, B y E, ácidos grasos no saturados, proteínas, magnesio, hierro y fósforo.
  • Quinoa. Hablamos de un «pseudocereal». Tiene los beneficios de un cereal, pero cuentan con muchísimos más aminoácidos.

espelta beneficiosEstos son los beneficios de introducir cereales enteros en tu dieta.

Ahora, vamos a traducir todas estas propiedades de forma general en lo que realmente nos importa: cómo van a mejorar nuestra vida.

Lo primero es que los cereales nos van a producir mayor sensación de saciedad por su aporte de fibras. Esto nos trae dos beneficios, menos ganas de comer, lo que puede significar una pérdida de peso a la larga y un control del estreñimiento.

Hay muchos estudios que defienden que su consumo evita el riesgo de cáncer, sobre todo el cáncer de colon, y el riesgo de padecer una enfermedad coronaria.

Ya solo por esto, estaríamos ganando al introducir cereales en nuestra rutina, pero es que, además, su consumo está vinculado a una mayor longevidad, a una menor tasa de obesidad y grasa abdominal y, también, a una menor afectación por diabetes de tipo 2.

¿Cómo no íbamos a plantearnos aumentar la cantidad de cereales en nuestros platos?